AnécdotasInnovaciónProducto

El otro día haciendo limpieza apareció un curioso artilugio que podéis ver en las fotos. Os paso a contar su historia:

La aspiradora Eolo nació como ya sabéis en el año 2003. Tras 11 años de servicio, en el 2014 llegó la hora de renovarla y actualizarla dando lugar a una versión evolucionada a la que llamamos Eolo Plus. Después de consultar con varios clientes, uno de los puntos de mejora que nuestros comerciales detectaron era la posición de los filtros. Algunos usuarios pedían un sistema de filtros más cómodo de cambiar. A nadie le gustaba trabajar agachado.

Entonces uno de nuestros Ingenieros tuvo una brillante idea: si situamos el sistema de filtrado en la tapa, el cambio de los filtros sería extraordinariamente sencillo. Bastaría con soltar la tapa y ponerla sobre una mesa para reemplazarlos cómodamente sentados. Hasta donde nosotros sabemos, ninguna otra aspiradora ofrece un sistema más cómodo rápido y sencillo.

Sin duda la idea era excelente. Sin embargo, varios  de nuestros técnicos no estaban tan seguros: situar un sistema de triple filtrado de alta eficiencia en una tapa desmontable era algo que nadie había hecho hasta entonces. La idea sobre el papel podría funcionar, pero ¿qué pasaría cuando se trabaja durante largo tiempo? ¿Es ese un sistema fiable? ¿Mantendría la estanqueidad?… Muchas preguntas.

Herido en su orgullo, el ingeniero que tuvo la idea compró en un bazar de menaje doméstico una serie de artículos para montar el artilugio de las fotos. Como podéis apreciar, el prototipo está construido con una tabla de cortar, bandejas de plástico, maderas y otros elementos de uso cotidiano.

Aquel tosco y rudimentario prototipo se mantuvo funcionando durante varias semanas sin el menor problema. Después de ese tiempo, sus compañeros acabaron reconociendo que la idea funcionaba y que era una excelente opción. A partir de ese concepto se abrió un nuevo proyecto y se construyeron prototipos mucho más sofisticados que evolucionaron hasta la Eolo Plus presente hoy en día en nuestro catálogo.

Los amantes de las motos habréis oído aquella leyenda que dice que Bill Harley construyó el primer carburador de una Harley Davidson partiendo de una lata de tomate a la que a modo de venturi, le acopló un tubito de cobre que desmontó de un quinqué. Me pregunto qué hubiera utilizado él como prototipo de una unidad de aspiración con sistema de filtros en la tapa.
UNIDAD DE ASPIRACION EOLO PLUSPINCHA AQUÍ PARA VER PRODUCTO ACTUALMENTE